Parece extraño pararse a pensar en los daños de emitir recibos en papel, al ser una parte tan común y aparentemente inofensiva del proceso de pago. Pero es algo que precisamente cada vez más gente se cuestiona – y por una buena razón.

¿Por qué los tickets de papel están actualmente en declive, allanando el camino para los recibos electrónicos?

Consecuencias para la salud

Resulta que, de los aproximadamente 11.2 mil millones de recibos en papel que se entregan en España cada año, la mitad no son reciclables y están cubiertos con la sustancia química tóxica Bisfenol A – también llamada BPA – y, en algunos casos, también con la sustancia BPS, menos conocida y también tóxica. Es el caso de la mayoría de recibos de impresoras térmicas – típicamente, los recibos brillantes que expiden los lectores de tarjetas y las impresoras de recibos que no usan tinta.

Los riesgos para la salud de la presencia de BPA en los recibos de papel no deben pasarse por alto. Este compuesto químico se asocia con:

  • Desbalances hormonales
  • Aumento del riesgo de esterilidad, aborto espontáneo y nacimiento prematuro
  • Cáncer de próstata
  • Diabetes tipo 2
  • Cambios en la conducta de los niños
  • Alteración del desarrollo del cerebro y el sistema nervioso
  • Enfermedad cardíaca
  • Obesidad

El BPA se absorbe directamente a través de la piel – no es una buena noticia para los empleados de caja que manipulan recibos con frecuencia. Además, lavarse las manos es peor, porque facilita la absorción del compuesto, así que la única manera de evitar la absorción de BPA es llevar guantes mientras se manipula el papel.

La sustancia puede permanecer en el cuerpo durante meses, provocando una acumulación que eleva el riesgo de efectos negativos.

Impacto ambiental

Se estima que, de forma global, se producen al año alrededor de 300 mil millones de recibos de papel, consumiendo en el proceso 25 millones de árboles, 18 mil millones de litros de agua y 22 millones de barriles de petróleo. En un momento en el que la biodiversidad disminuye y el cambio climático se acelera, esta «solución» resulta particularmente derrochadora, sobre todo si tenemos en cuenta que cada vez más consumidores llevan ya el registro de sus pagos de forma electrónica.

Además, el BPA no sólo es perjudicial para tu salud – tampoco puede ser reciclado porque en el proceso se liberaría más de la sustancia química al aire y se contaminarían las aguas subterráneas. Por esta razón, se debe hacer hincapié en no disponer de estos recibos en el contenedor de papel. Lamentablemente, España ya genera anualmente más de 500.000 toneladas de basura provenientes de los recibos de papel, así que no disponer de ellos de la manera correcta empeora todavía más nuestra huella ambiental.

Existen recibos de papel que sí que son reciclables o están hechos de papel reciclado, pero la mayoría de los consumidores no es capaz de diferenciar (o siquiera percibir que hay diferencias)entre los tipos de papel, lo que puede dar lugar a errores en el proceso de reciclado.

Los lectores de tarjetas con impresora de recibos incorporada normalmente utilizan papel térmico que contiene el compuesto tóxico BPA. 

No tan prácticos como la gente cree

En nombre de la «eficiencia», muchas tiendas imprimen los recibos de forma automática, a pesar de que los clientes no los quieran. De hecho, el 90% de los tickets de papel terminan en la papelera, siendo muchos de estos desechados justo después de ser entregados (piensa por un momento en las papeleras que hay en los supermercados al lado de las cajas, repletas de recibos). De los recibos que sí se conservan, muchos de ellos se pierden y no nos damos cuenta hasta que llega la hora de solicitar un reembolso o hacer operaciones de contabilidad.

Los negocios que quieren deducir gastos en sus impuestos también sufren con este método, ya que la mayoría de sistemas actuales de contabilidad requieren una copia digital de los recibos. El uso de software de contabilidad en la nube se está convirtiendo en la norma, ya que se considera más seguro que llevar el registro en carpetas, que son susceptibles a pérdidas o daños físicos. La entrega de un recibo en papel supone una molestia para quienes utilizan estos sistemas, que se ven obligados a escanear o tomar una foto del ticket, cuando podrían sencillamente haber recibido un ticket electrónico en un formato compatible con su software de contabilidad.

El coste extra para las empresas

Mientras que la emisión de recibos digitales resulta completamente gratuita en la mayoría de los casos, los recibos en papel siempre tienen asociado un coste. Necesitas una impresora incorporada en el propio datáfono o en la caja registradora, o bien una impresora separada conectada al sistema de punto de venta (PDV).

Añadiendo a esto los rollos de papel, tinta si corresponde y probablemente el mantenimiento de la impresora, al final puedes notar una diferencia en tu margen de beneficios si tu empresa es relativamente pequeña.

Ocurre con frecuencia que los lectores de tarjetas más económicos no tienen una impresora incorporada, mientras que los lectores de tarjetas más caros (generalmente sujetos a un contrato de larga duración) utilizan una impresora térmica incorporada a base de calor para emitir los recibos de los pagos con tarjeta. Con estos últimos, no suele haber una opción para imprimir transacciones en efectivo o recibos desglosados, lo que los hace básicamente irrelevantes para ciertos fines de la garantía – y por supuesto, para los negocios que sólo operan en efectivo.

¿Te suena? Estas pequeñas hojas de papel pueden tener un efecto acumulativo en el medio ambiente, salud, finanzas – y sistema de almacenamiento.