> Pagos móviles > ¿Cuál es la diferencia entre una tarjeta de débito, de crédito y prepago?

¿Cuál es la diferencia entre una tarjeta de débito, de crédito y prepago?

Por Adriana Capasso|2019-01-09T15:38:36+00:002/1/2019|Etiquetas: |

¿Cuáles son las diferencias entre ls distintos tipos de tarjetas? ¿Cuál es la mejor tarjeta para hacer compras online? ¿Y para hacer compras físicas?

En este artículo te enseñamos las deferencias entre los distintos tipos de tarjetas de pago, por qué un tipo es más indicado para ciertas cosas y qué tarjeta deberías evitar usar para sacar dinero.

Tarjeta
de débito
Tarjeta
prepago
Tarjeta
de crédito
Cargos en la cuentaAl instante en la cuenta corrienteAl instante en la cuenta prepagoEl mes sucesivo a la compra, en la cuenta corriente
Seguridad en las compras
Uso en el extranjeroNo garantizadoDepende del circuito
Circuito
Tarjeta de débito
Cargo inmediato
Protección de compra: no
Uso en el extranjero:
no garantizado
Circuitos:
Tarjeta prepago
Cargo inmediato
Protección de compra: no
Uso en el extranjero:
depende del circuito
Circuitos:
Tarjeta de crédito
Cargo aplazado
Protección  de compra: si
Uso en el extranjero: si
Circuitos:


Tarjeta de débito

La tarjeta de débito es un tipo de tarjeta que está asociada directamente con tu cuenta corriente. Este tipo de tarjeta te la suele dar tu propio banco y, generalmente, está incluida dentro de la cuota mensual o anual de la gestión de dicha cuenta.

¿Para qué sirve? – Sirve principalmente para sacar dinero en efectivo del cajero o pagando directamente en un comercio con su TPV. Con las tarjetas de débito más modernas también puedes hacer compras online.

Cargos en la cuenta – Cuando haces una compra con la tarjeta de débito, inmediatamente se extraerán los fondos de tu cuenta. Para usar este tipo de tarjeta es necesario disponer de tales fondos en la cuenta corriente en cuestión.

Protección de compra – Las compras que hagas con la tarjeta de débito no tiene ningún tipo de seguro. En caso de estafa, mercancía defectuosa o si no estuvieras conforme tendrás que encargarte por tu cuenta del reembolso.

Circuitos – Las tarjetas de débito normalmente utilizan los circuitos de Maestro, VPay, o Visa Electron. Maestro es un circuito de débito internacional de Mastercard.

Uso en el extranjero – En teoría, este tipo de tarjeta se puede utilizar en cualquier lugar en el que veas el logo correspondiente. Pero, la realidad de los hechos es que si viajas únicamente con una tarjeta de débito, podrías encontrarte con algún que otro inconveniente.

Tarjeta de prepago

La tarjeta de prepago es similar a las tarjetas de débito con la gran diferencia de que no está conectada con ninguna cuenta corriente. Deberás ir recargando los fondos en la tarjeta a través del método que te permita la propia tarjeta. Hoy en día, las tarjetas de prepago se han convertido en una alternativa a las cuentas bancarias.

¿Para qué sirve? – Las tarjetas recargables sirven para pagar tanto en comercios físicos como online y también para sacar dinero del cajero. Con aquellas que tengan IBAN también podrás hacer y recibir transferencias. No ofrecen seguro para las compras online.

Cargos en la cuenta – En este caso también se hacen los cargos directamente a la cuenta en cuestión. Si no dispones de los fondos necesarios en la cuenta para hacer la compra, no se podrás hacer la transacción.

Protección de compra – Las tarjetas recargables no ofrecen seguro sobre las compras que hagas con ella.

Circuitos – Muchas de las cartas de prepago utilizan MasterCard o Visa Electron. La ventaja de tener una tarjeta de prepago de Mastercard se encuentra sobra todo cuando estás de viaje, como vamos a ver a continuación.

Uso en el extranjero – Si la tarjeta de prepago que tienes es de Mastercard puedes utilizarla en cualquier parte del mundo, en teoría, sin ningún tipo de problema. Las tarjetas Visa Electron (distintas a la Visa normal), pueden utilizarse también en el extranjero, aunque Mastercard sigue siendo más popular que su adversario a nivel global.

Tarjeta de crédito

La tarjeta de crédito se aleja totalmente de las anteriores. No está asociada de forma directa con una cuenta bancaria, aunque si que la utilizará para los cargos. Este tipo de tarjeta se puede pedir al banco con el que normalmente trabajas, pero, ellos están en todo su derecho de dártela o no. Para poder tener una tarjeta de crédito necesitas tener unos ingresos demostrables y una historia de crédito impecable, pero incluso cumpliendo estos requisitos, podría no ser suficiente para que te la entreguen.

¿Para qué sirve? – Las tarjetas de crédito se pueden usar para hacer compras tanto en tiendas físicas como en tiendas online, alquiler de coches o para pagar los gastos de la casa (la luz, el gas, el teléfono, etc). Aunque también es posible sacar dinero del cajero con este tipo de tarjeta, se considera realmente un avance de efectivo y puede conllevar comisiones elevadas.

Cargas a cuenta – Las cargas a cuenta con las compras con la tarjeta de crédito no se hacen de forma inmediata. Las compras se pagan al mes siguiente de haberlas hecho, tras el cierre del extracto de la cuenta. Se sacan los fondos directamente de la cuenta. No es necesario tener los fondos en la cuenta en el momento de hacer la compra, aunque si tendrán que estar al mes siguiente, el día en que se hagan los cargos en la cuenta. En el caso de que no tengas esos fondos el día en el que se haga el extracto, tendrás que pagar ese dinero más los intereses que haya puesto el banco, además de que te podrías quitar la tarjeta de crédito.

Protección de compra – Entre las ventajas que tienen las tarjetas de crédito, es la posibilidad de bloquearla en caso de posible estafa o si hay problemas con la compra, evitando así largos procesos para conseguir un reembolso. Evidentemente se buscará una verificación de que ha habido un problema entre el vendedor en cuestión y tu.

La cobertura puede variar bastante entre emisor y emisor de la tarjeta.

Circuito – En España puedes pedir una tarjeta de MasterCard, Visa, American Express y Diners. Amex y Diners son menos populares, no se aceptan en cualquier lado y tiene requisitos más rígidos para conseguirlas.

Uso en el extranjero – Aquellos que viajan de forma frecuente no pueden renunciar a tener una tarjeta de crédito. Mientras que las tarjetas de débito y prepago puede ser que no las acepten en el extranjero, las tarjetas de crédito representan una garantía de pago para el comerciante, y por lo tanto, se aceptan en casi cualquier lugar.

Hay veces que es obligatorio presentar una tarjeta de crédito, como por ejemplo para alquilar un coche. En los Estados Unidos de América, por ejemplo, casi siempre se pide una tarjeta de crédito como garantía de pago en los hoteles.

¿Cuál elegir?

Aunque estemos hablando de productos distintos, no significa que debes elegir solo una opción. En algunos casos la mejor solución es la coexistencia de varias, mientras que en otros puede ser suficiente tener solo un tipo de tarjeta.

Las tarjetas de débito son una opción para cualquiera que tenga una cuenta de banco. Si eres titular de una cuenta, deberías tener en tu posesión una tarjeta de débito.

En algunas ocasiones los bancos dan como opción una tarjeta de débito con funciones adicionales, como por ejemplo poder hacer pagos online, o poder configurarlas con Apple o Google Pay. Los productos opcionales normalmente van de la mano de cuotas mensuales.

En cuanto a las compras y reservas hechas online, se debe destacar que no hay una gran diferencia entre una tarjeta de débito y una de prepago, aunque pudiera ser que la primera no estuviera habilitada para hacer dichas compras). Ninguna de las dos te da garantías o aseguraciones como las de las tarjetas de crédito.

 La tarjeta de débito está adaptada al uso nacional, mientras que la tarjeta de crédito es más segura en el extranjero. La tarjeta prepago es un buen compromiso entre las dos.

Desde el punto de vista de la seguridad, las tarjetas de débito y las de prepago son prácticamente idénticas. Hay una falsa percepción que las tarjetas de prepago son más seguras, ya que no están conectadas necesariamente a tu cuenta bancaria, y suelen llevar sumas de dinero mucho inferior al que encontrarías en tu cuenta bancaria principal.

Con una tarjeta de crédito es mucho más simple: en caso de un uso ilícito, lo único que tendrás que hacer es avisar al servicio de atención al cliente y será el propio circuito que se ocupe de hacer el reembolso.

Debemos destacar que hoy en día robos y las estafas son altamente improbables gracias a los protocolos de notificación instantánea de 3DSecure, gracias al cual hay tiempo de actuar y bloquear cualquier intento de uso no autorizado.

Si viajas pero no tienes la posibilidad de obtener una tarjeta de crédito, te aconsejamos que consigas una buena tarjeta prepago de Mastercard, como la de N26. Aunque nada se compara con las garantías que te da una tarjeta de crédito en el extranjero.