No es poco  frecuente en España encontrarnos todavía con tiendas que piden una cantidad mínima para aceptar pagos con tarjeta. Pequeños comerciantes,  tiendas de barrio y cafeterías se encuentran entre los vendedores de bajo volumen que imponen estas reglas, pero ¿es una buena idea?

Lo que dicen las normas

Vamos a empezar por dejar claro este punto – ¿estás tan siquiera autorizado a establecer una cantidad mínima para pagos con tarjeta?

Cada red de tarjetas (ej. American Express, Diners Club) tiene sus propias normas y estás obligado a cumplir con estas normas para las tarjetas que aceptes. Si aceptas Visa o Mastercard en España, va en contra de sus normas solicitar una cantidad mínima para la transacción. Las normas oficiales de Visa (página 109), mencionan lo siguiente:

“Un vendedor no debe establecer una cantidad de transacción mínima o máxima como condición para aceptar una tarjeta Visa o Visa Electron.”

Lo mismo ocurre con Mastercard, que expone en sus normas:

“Un vendedor no debe requerir, o indicar que se requiere, una cantidad de transacción mínima o máxima para aceptar una tarjeta Mastercard o Maestro válida y debidamente presentada.”

Cualquier adquirente o empresa de lectores de tarjetas que te permita aceptar estas tarjetas tiene que cumplir con estas normas. Por poner un ejemplo, iZettle afirma en sus Términos y Condiciones de Pago:

“Usted confirma y reconoce que las Reglas del Sistema de la Tarjeta tienen precedencia sobre estos Términos y Condiciones de Pago y que, en caso de conflicto entre una disposición de estos Términos y Condiciones de Pago y las Reglas del Sistema de la Tarjeta, prevalecerá esta última.”

Si iZettle – u otros servicios de pago con tarjeta – descubren que estás imponiendo límites sobre la cantidad que los clientes pueden pagar con tarjeta, tendrán que tomar medidas, posiblemente cerrando o congelando tu cuenta con ellos.

Por qué se fija un mínimo – y por qué no es buen motivo

Más allá del asunto de romper las reglas, ¿por qué todavía hay vendedores que imponen límites como un mínimo de 5 € para aceptar pagos con tarjeta?

Principalmente por las comisiones que pagan por cada transacción. La lógica es: cuanto más pequeño sea el importe de la transacción, mayor es la proporción que pagas en concepto de comisión en relación a lo que ingresas como beneficio.

La realidad es, que esto sólo se aplica cuando pagas una comisión fija (por ejemplo 20 céntimos por pago) para cada transacción. Pero si pagas el mismo porcentaje sin importar cuán grande sea la cantidad de las transacciones individuales, al final ingresas el mismo beneficio si varios clientes pagan cantidades pequeñas que si un cliente paga una cantidad grande de una sola vez.

La modalidad de cobro de comisiones depende de tu procesador, adquirente y/o proveedor de servicios de venta.  Actualmente, lo más común es que te cobren un porcentaje fijo sobre los pagos con tarjeta, es decir, no importa lo pequeño que sea el pago, tus beneficios no dependen de la cantidad de la transacción. En la mayoría de los casos, la comisión se establece en función de tu volumen de ventas mensual/anual y tipo de tarjeta, no por el número de transacciones o el importe de las transacciones individuales.

En la mayoría de los casos, la comisión se establece en función de tu volumen de ventas mensual/anual y tipo de tarjeta, no por el número de transacciones o el importe de las transacciones individuales.

No obstante, los vendedores que utilizan ciertos proveedores como Worldpay y Paypal Here, pueden pagar comisiones adicionales que se añaden a las tasas porcentuales estándar. En estos casos, un pago de 1 € podría incurrir en una comisión de 20 céntimos o más si se realiza desde una tarjeta premium internacional donde, por ejemplo, se aplican tasas de intercambio. Si el importe de todas tus transacciones es así de bajo, tus beneficios serían mucho menores que si procesaras transacciones de mayor cantidad. Pero hoy en día rara vez se encuentra el caso de que el pago de una comisión suponga una pérdida literal para la compañía.

Otra razón por la que algunos vendedores fijan un importe mínimo de transacción es para agilizar las colas. En tiendas muy concurridas en las que se forman colas largas y fugaces, los vendedores tienen en cuenta que se tarda más en procesar un pago con tarjeta de chip y PIN. Si toda la gente que está en la cola va a pagar únicamente cantidades pequeñas, es especialmente importante que la cola vaya rápido para procesar las ventas suficientes para conseguir un beneficio significante. Lo bueno es que, ahora que la tecnología contactless ha ganado popularidad en España, con acercar la tarjeta al lector se resuelve este problema – de hecho, en la mayoría de casos, es la manera más rápida de pagar.

El impacto sobre los hábitos del consumidor

Por último, ¿cómo crees que impacta en la decisión de los clientes el tener que enfrentarse a una cantidad mínima para el pago? Diciéndolo sin rodeos, pierdes ventas. En algunos casos, los clientes se ven obligados a comprar más artículos para sobrepasar el mínimo, pero a veces, no pueden gastar más o sencillamente no quieren comprar más de lo que necesitan. Esta no es la mejor impresión para dar a los clientes. Lo cierto es que hasta las personas con buena intención que dicen que van un momento al cajero y vuelven para pagar en efectivo – no siempre vuelven.

Los pagos contactless están ganando popularidad en España, especialmente en establecimientos de comida y bebida donde son frecuentes las transacciones pequeñas.  

Los pequeños negocios son especialmente vulnerables a la experiencia del cliente. Pedirles que vayan a un cajero y vuelvan para pagar algo que ya estaban preparados para pagar en el momento con una tarjeta es una decisión arriesgada. En España, la gente cada vez lleva menos dinero en efectivo encima, así que cabe esperar que cada vez más clientes decidan no pagar si se les exige un importe mínimo.

¿Qué debes hacer?

Seguir las reglas a las que estás sujeto es siempre esencial para evitar multas graves o congelamientos de cuentas. Verifica todos los términos y contratos bajo los que operas para conocer tus obligaciones. Incluso cuando operas con empresas de lectores de tarjetas que enfatizan abiertamente que no tienen un contrato – tienes que tener en cuenta que aun así estás obligado a seguir sus términos y condiciones, así como las condiciones de los sistemas de tarjetas (ej. Visa, Mastercard, Amex) que aceptas mediante éstos.

Si estás atascado en un contrato con una ratio alta de comisión respecto a beneficio para transacciones bajas, tendrás que aguantar este coste hasta que termine la duración del contrato. Dicho esto, considera que sólo estarás preparado para el futuro si aceptas importes bajos de transacción, ya que cada vez más consumidores no llevan efectivo. Además, es un requisito que los vendedores que acepten Visa y Mastercard cuenten con un terminal contactless para el año 2020, lo que agilizará las colas y, en general, hará que los clientes se inclinen más a utilizar sus tarjetas para pagar cantidades pequeñas en los gastos del día a día.