Si tienes un negocio, es posible que tu banco ya te haya ofrecido un TPV, pero ¿es la solución conveniente?

La respuesta no es la misma para todos.

Cada negocio tiene diferentes necesidades, y estas deberían guiarte en tu elección.

En este artículo descubrimos cómo conseguir un TPV, cuáles son los diferentes tipos de dispositivos y precios (y cómo elegir entre ellos).

Tipos de TPV

Los terminales de pago no son todos iguales. La principal diferencia se encuentra en su presencia o no de la tecnología móvil, que permite el uso exclusivo en un lugar fijo o en movimiento:

  • TPV Fijo – Conectado a una red local

  • TPV Inalámbrico – Sin cables, para moverse por el interior del local

  • TPV portátil – con tarjeta SIM integrada para aceptar pagos en cualquier lugar

  • TPV móvil – asociado con un smartphone, para usar en cualquier parte

Hoy en día, todos los datáfonos están equipados con tecnología sin contacto para pagos sin contacto.

El TPV Fijo es un terminal tradicional que sólo puede funcionar en la caja del negocio, ya que necesita estar conectado a la red eléctrica. Debe conectarse a Internet a través de Wi-Fi o de un cable Ethernet. Por lo general se utiliza en actividades comerciales que no requieren movilidad para el pago, por ejemplo en el sector de los supermercados o el comercio minorista.

El TPV Inalámbrico funciona de manera similar a los teléfonos inalámbricos que se usan comúnmente en el hogar. Tiene una base fija que está conectada a Internet y a la red eléctrica en el local, mientras que el terminal es móvil y puede moverse por la tienda, pero siempre a pocos metros de su base. Este tipo de dispositivo se utiliza a menudo en la industria de la restauración para permitir a los clientes pagar desde su mesa.

El TPV Portátil está equipado con una tarjeta SIM integrada y una batería, por lo que es completamente autónomo y puede procesar transacciones en cualquier lugar. Es ideal para quienes llevan a cabo sus negocios lejos de un lugar fijo (por ejemplo, reparaciones y entregas a domicilio), pero también es muy conveniente para su uso en la tienda.

El TPV Móvil es un lector de tarjetas de crédito que transforma un smartphone normal en un terminal de pago. Debe estar conectado vía Bluetooth al teléfono, que utilizará su conexión de datos para procesar las transacciones. También se puede utilizar en cualquier parte, en un local o en el exterior. Se puede adquirir a precios razonables.

¿Dónde conseguir un TPV?

¿Con quién debo contactar para empezar a recibir pagos con tarjeta? Estas son algunas de las opciones:

  • Institución bancaria (alquiler)
  • Empresas de servicios de pagos (alquiler o compra)
  • Empresas independientes (compra)

Estas son las principales diferencias:

Alquiler del TPV en un banco

En la mayoría de los casos, los empresarios recurren a su banco. En realidad, no siempre es la mejor opción, especialmente para las pequeñas empresas, pero para muchas personas es la solución «más fácil» porque casi nunca saben que hay alternativas a su disposición.

Para obtener una terminal en un banco, es necesario ante todo ser un cliente comercial en el mismo banco, con una cuenta de negocios o profesional. De lo contrario, tendrás que abrir una nueva cuenta.

El terminal fijo solo puede usarse en un punto del negocio.

El modelo tarifario implica:

  • Costes fijos (canon mensual)
  • Costes variables (comisión por transacción)
  • Costes únicos (por ejemplo, la instalación)

Tendrás que pagar una cuota mensual y, además, una comisión basada en el volumen de pagos recibidos.

Se deben pagar gastos adicionales por la instalación (y posible desinstalación), reembolsos, cancelaciones, reparaciones y demás.

Según la entidad, el dispositivo elegido y la combinación de servicios suscritos, la tarifa mensual del TPV puede oscilar aproximadamente entre 15 y 60 euros.

En cuanto a las comisiones por transacción, oscilan entre el 0,50% (aprox.) para las tarjetas nacionales y europeas, y el 3-4% de las tarjetas extranjeras y comerciales. También se podrían prever volúmenes mínimos de tránsito mensual, por debajo de los cuales se paga una tarifa fija por cada transacción.

Otro aspecto que no debe subestimarse tiene relación con las limitaciones de tiempo, que impiden rescindir el contrato antes del plazo establecido. En el caso de empresas pequeñas o muy nuevas, no es aconsejable comprometerse con un contrato vinculante desde el principio.

¿Por qué alquilar el datáfono en un banco?

  • Contratar un TPV a través de un banco es conveniente cuando se tiene un negocio con un alto volumen mensual de ingresos electrónicos. En este caso, las comisiones se verán muy reducidas y el coste del servicio no pesará demasiado en el gasto total.

  • Se puede elegir entre diferentes tipos de terminales: fijos, portátiles (GPRS), inalámbricos o móviles.

Alquiler con una empresa de servicios

Las empresas de servicios de pagos utilizan los bancos para distribuir sus productos, pero la buena noticia es que podemos recurrir directamente a ellas para evitar la intermediación del banco y esquivar algunos costes adicionales.

Estas empresas tienen a su disposición una amplia gama de terminales en alquiler, y, en ocasiones, también están disponibles para la compra.

Anche i TPV Verifone están muy presentes en Europa.

A diferencia de los bancos, con este tipo de empresas tendrás la posibilidad de recibir tus ingresos en cualquier cuenta corriente (no se te exigirá que tu cuenta esté en una entidad en particular), mientras que las condiciones económicas son similares: cuota mensual + gastos de transacción + gastos únicos.

Quienes ya tengan un dispositivo podrán conectarlo al sistema de la empresa, pero esto no eliminará por completo los costes fijos: seguirá cobrándose una comisión por la conexión a la infraestructura.

Uno de los procesadores de pagos digitales más conocidos en España es RedSys.

¿Por qué elegir el alquiler del TPV en una empresa de servicios de pagos?

  • Los comercios que procesan muchas transacciones electrónicas pueden negociar sus comisiones y obtener mejores tarifas.

  • Se puede elegir el TPV más adecuado.

  • Se pueden recibir los ingresos prácticamente en cualquier cuenta bancaria.

Compra de un datáfono portátil

Algunas empresas usan sus propio dispositivo. En este caso, ya no se cobra la tarifa de alquiler del terminal, pero algunas empresas siguen cobrando una tarifa por la conexión al sistema de procesamiento.

Otras empresas, por otro lado, eliminan completamente los costes mensuales si se opta por una tarifa solo de tránsito. Este es el caso de myPOS y SumUp.

La compra de un datáfono puede ser conveniente, pero hay que elegir el servicio con cuidado.

Con myPOS puedes elegir el dispositivo más adecuado para tu negocio entre una gama muy amplia: el terminal más barato cuesta solo 29 € (myPOS Go), mientras que los dispositivos más avanzados cuestan unos pocos cientos de euros.

Dada la gran cantidad de gastos adicionales y tal vez no transparentes que puede haber en la contratación de un TPV, conviene evaluar muy cuidadosamente cada oferta. Si te interesa, por favor, lee nuestra reseña para conocer sus aspectos positivos y negativos:

La más popular – y también la más transparente – es la oferta de SumUp. El terminal 3G tiene un precio de 99 € (sin IVA) y, después de comprarlo, se paga una tarifa única por transacción (1,50%).

Su plan de tarifas simple y claro es muy valorado por las pequeñas empresas y los profesionales que normalmente reciben pocos pagos con tarjeta. No tiene restricciones mínimas de tiempo ni de tránsito: cuanto menos se use, menos habrá que pagar en comisiones.

Es claramente la solución perfecta para los dueños de negocios que todavía trabajan predominantemente con dinero en efectivo.

Por qué comprar un TPV portátil

  • La compra del punto de venta portátil ahorra costes fijos.

  • Las ofertas como myPOS y SumUp no tienen contratos vinculantes.

  • Los tiempos de espera para recibir el dispositivo son cortos.

  • Puede vincularse a cualquier cuenta bancaria.

Compra de un TPV móvil para smartphones

A diferencia de los dispositivos tradicionales, los TPV móviles son lectores de tarjetas que se pueden asociar a tu smartphone o tablet, del que dependen para funcionar. Esta característica hace que sean más baratos.

Hoy en día, muchos bancos ofrecen el TPV móvil en alquiler, pero no vale la pena pagar una cuota mensual por un dispositivo que se puede comprar por unas pocas decenas de euros, como es el caso del lector SumUp Air.

SumUp Air se asocia al teléfono y se controla con una app.

SumUp Air se compra en 29 € (sin IVA) y luego solo hay que pagar una comisión del 1,50% por cada pago recibido a través del TPV. Comparte con el modelo 3G el plan de tarifas dedicado a las pequeñas empresas que solo reciben un volumen de pagos reducido a través del datáfono.

Su aplicación presenta algunas funciones prácticas para gestionar los productos y servicios en venta, así como herramientas para recibir pagos a distancia. Para saber más sobre SumUp, recomendamos leer la reseña completa:

¿Por qué comprar un TPV Móvil?

  • El precio de adquisición es muy reducido.

  • Se puede usar con casi cualquier cuenta corriente.

  • Es ideal para quienes no usan mucho el TPV.

Ir a la comparación

Los 5 mejores TPV portátiles

Compación de costes y funciones
Ir a la comparación