Hay diversas opciones para obtener un datáfono con el que recibir pagos con tarjeta.

El canal de distribución más conocido es el banco, pero las grandes instituciones financieras pueden no ser la mejor opción para los nuevos negocios y las pequeñas empresas que solo procesan unos pocos pagos electrónicos.

¿Dónde comprar o alquilar un terminal? ¿Cuál es la mejor alternativa? Vamos a ver a continuación las diferencias entre los distintos tipos de terminal y dónde puedes encontrarlos con las mejores condiciones económicas.

Los tipos de datáfonos

En primera instancia, es necesario conocer las diferencias entre los distintos tipos de terminales de pago:

  • Datáfono fijo (Ethernet)
  • Datáfono inalámbrico (Wi-Fi)
  • Datáfono móvil (3G/4G)
  • Lector de tarjetas (Bluetooth)

¿Cuál te conviene más?

Datáfono fijo

Los datáfonos fijos son aquellos que solo funcionan mientras están conectados a internet o a la línea telefónica mediante un cable, de manera que solo pueden utilizarse en un único punto de un comercio. Por esta razón, tampoco suelen disponer de batería, así que deben estar conectados igualmente a la red eléctrica.

Esto hace que resulten más económicos que otros datáfonos, así que suelen ser una buena opción para las tiendas o los restaurantes de comida rápida, donde no se ofrece un servicio de cobro en mesa.

Sin embargo, si tienes otro tipo de negocio donde es necesario tener algo más de movilidad a la hora de realizar tus cobros, este datáfono no es tu mejor opción.

Foto: Mobile Transaction

El terminal fijo se puede utilizar desde un solo lugar.

Datáfono inalámbrico

El datáfono inalámbrico no es muy diferente del datáfono fijo, pero cuenta con dos ventajas esenciales: dispone de batería y de una conexión Wi-Fi. Esto quiere decir que podrás utilizarlo en diferentes puntos dentro del alcance de la conexión Wi-Fi de tu negocio, así que puedes moverlo a lo largo y ancho de un local.

Suele ser la opción ideal para los propietarios de restaurantes tradicionales donde se ofrece un servicio de cobro en mesa, de manera que los camareros puedan acercar el datáfono al cliente, y no a la inversa. Pero también se los utiliza en tiendas grandes donde se quieren establecer diversos puntos de venta sin necesidad de realizar toda la instalación del cable de red a lo largo del local.

Foto: Mobile Transaction

Este datáfono es pequeño y ligero, pero solo funciona con smartphones.

Datáfono portátil

También llamado datáfono móvil, este tipo de datáfono es ideal para las empresas que necesitan realizar cobros en otras ubicaciones más allá de sus propios locales, o restaurantes que disponen de una terraza donde no llega la conexión Wi-Fi.

Funcionan de manera parecida a los datáfonos inalámbricos porque cuentan con batería y pueden realizar transacciones de manera móvil, solo que en esta ocasión utilizan una tarjeta SIM para hacerlas, de forma que pueden funcionar en cualquier punto de la ciudad o, incluso, del país.

Esta es la elección lógica de las empresas que realizan envíos a domicilio donde se espera que los clientes paguen al recibir la mercancía, por ejemplo restaurantes con servicio propio de delivery, empresas de mensajería como MRW o Seur, y empresas de logística. Debido al auge cada vez mayor del e-commerce y las compras a distancia, es probable que un mayor número de empresas opte por este tipo de datáfono durante los próximos años. Suelen disponer además de una impresora integrada y de una batería con gran autonomía.

Lector de tarjetas

Finalmente tienes los simples lectores de tarjetas, que son opciones más económicas para recibir cobros de manera móvil para las pequeñas empresas o los autónomos que están iniciándose en su profesión.

Esencialmente, los lectores de tarjetas son datáfonos portátiles reducidos a su mínima expresión. No disponen de conexión 4G ni Wi-Fi, y operan únicamente mediante una conexión bluetooth a un smartphone que debe acompañarlos.

Las operaciones se gestionan entonces a través de una app instalada en el smartphone, que debe disponer de conectividad 4G para poder completarlas. Tampoco suelen incluir impresora, de forma que los recibos deben remitirse a los clientes de manera digital, por ejemplo a su correo electrónico.

¿Tienes una pequeña empresa? Revisa nuestra comparación de los mejores datáfonos para pequeñas empresas.

¿Dónde conseguir un datáfono?

Hay varias opciones para obtener un datáfono.

La mayoría de los empresarios tienden a recurrir a su banco, a veces por una simple cuestión de confianza por haber trabajado con esta institución durante años, y otras veces porque desconocen las demás alternativas. Sin embargo, esta suele ser la peor opción, ya que los bancos establecen numerosas condiciones y limitaciones contractuales.

La segunda opción es acudir directamente a un procesador de pagos, es decir, a una de las empresas que se encargan de procesar los pagos electrónicos (es decir, sin pasar por un banco como intermediario).

La tercera opción es la más adecuada para las pequeñas empresas y los autónomos que procesan un pequeño volumen de pagos con tarjeta. De hecho, hay varias empresas independientes de las principales instituciones financieras que ofrecen datáfonos sin cuota mensual.

Vamos a ver a continuación estas alternativas.

Alquiler del datáfono en un banco

En la mayoría de los casos, los empresarios recurren a su banco para contratar un datáfono. Sin embargo, esto no suele ser la mejor opción, sobre todo para las pequeñas empresas. Muchas personas optan por esta solución como recurso «más fácil» porque casi nunca saben que hay mejores alternativas a su disposición.

Para obtener un terminal en un banco, es necesario ante todo ser un cliente comercial en ese mismo banco, con una cuenta empresarial o profesional. Si no lo eres, tendrás que abrir una nueva cuenta para poder solicitar estos servicios.

El modelo tarifario implica:

  • Costes fijos (cuota mensual)
  • Costes variables (comisión por transacción)
  • Costes únicos (por ejemplo, la instalación)

Tendrás que pagar una cuota mensual y, además, una comisión basada en el volumen de pagos recibidos.

Se deben pagar gastos adicionales por la instalación (y posible desinstalación), reembolsos, cancelaciones, reparaciones y demás.

Según la entidad, el dispositivo elegido y la combinación de servicios suscritos, la tarifa mensual del terminal puede oscilar aproximadamente entre 15 y 60 euros.

En cuanto a las comisiones por transacción, oscilan entre el 0,60-0,70% (aproximadamente) para las tarjetas nacionales y europeas, y el 3-4% para las tarjetas extranjeras y comerciales. También se podrían prever volúmenes mínimos de tránsito mensual, por debajo de los cuales se paga una tarifa fija por cada transacción.

Otro aspecto que no debe subestimarse tiene relación con las limitaciones de tiempo, que impiden rescindir el contrato antes del plazo establecido. En el caso de empresas pequeñas o muy nuevas, no es aconsejable comprometerse con un contrato vinculante desde el primer momento.

Ventajas

  • Disponibilidad de marcas como Ingenico y Verifone

  • Amplia compatibilidad con el software TPV

Desventajas

  • Numerosas limitaciones y condiciones

  • Se aplican costes fijos y variables

  • Los lectores de tarjetas para smartphones no son muy eficientes

Alquiler con un procesador de pago

Las empresas de procesamiento de pagos utilizan los bancos para distribuir sus productos, pero la buena noticia es que podemos recurrir directamente a ellas para evitar la intermediación del banco y esquivar algunos costes adicionales.

Estas empresas tienen a su disposición una amplia gama de terminales en alquiler, y, en ocasiones, también los ofrecen para su compra, con condiciones que suelen ser más ventajosas para los empresarios.

A diferencia de los bancos, con este tipo de empresas tendrás la posibilidad de recibir tus ingresos en cualquier cuenta corriente (no se te exigirá que tu cuenta esté en una entidad en particular), mientras que las condiciones económicas son similares: cuota mensual + gastos de transacción + gastos únicos.

Quienes ya cuenten un terminal podrán conectarlo a la red de pagos del procesador. De esta forma se ahorrarán el alquiler del terminal, aunque igualmente deberán pagar una cuota por el servicio, aunque sea menor.

Plataformas como Redsys o Ingenico se encuentran entre las más populares de España para el alquiler o venta de datáfonos para empresas sin necesidad de pasar por la mediación de los bancos.

Ventajas

  • Disponibilidad de marcas como Ingenico y Verifone

  • Amplia compatibilidad con el software TPV

  • Depósitos en casi cualquier banco

Desventajas

  • Numerosas limitaciones y condiciones

  • Se aplican costes fijos y variables

Compra de un datáfono

La tercera opción es comprar el terminal de pago para reducir, y a veces eliminar por completo, los costes fijos.

Las pequeñas empresas y los profesionales tienen la opción de comprar datáfonos baratos que también incluyen un servicio de procesamiento de pagos, es decir, soluciones completas y prácticas que les permiten empezar a cobrar con tarjeta sin demasiados trámites.

¿Cuáles son las características de las soluciones ‘todo en uno’?

Generalmente son ofertas para quienes reciben un volumen reducido de pagos con tarjeta (idealmente de hasta 2.000 euros al mes).

La comisión por transacción de estos servicios es más alta que la de los bancos, pero no tienen costes fijos: cuanto menos utilices el terminal, menos pagarás. Por eso son la solución perfecta para las empresas que todavía reciben más pagos en efectivo, y solo algunos con tarjeta.

Las mejores ofertas disponibles en España son las siguientes:

Marca Comisión por transacción Lee también
SumUp 1,50 %
Square 1,25 % + 0,05 €
Zettle 1,99 – 0,99 %
myPOS 1,45 % + 0,05 €

Ventajas

  • Solicitud rápida online

  • Terminales económicos

  • Sin costes fijos

  • Métodos de pago adicionales (por ejemplo, enlaces de pago)

  • Depósitos en cualquier banco

Desventajas

  • Asequible si el volumen mensual de pagos con tarjeta no supera los 2.000 euros

  • Escasa compatibilidad con el software TPV

  • No todos tienen impresora

¿Cuál elegir?

Con tantas opciones para elegir, todo es cuestión de optar por la solución más lógica para tu negocio.

Si tienes una empresa de reciente creación y solo realizas un volumen muy reducido de ventas por tarjeta, la solución más económica es un lector de tarjetas asociado al smartphone. No son los datáfonos más elegantes, pero cumplen con su cometido y te servirán para no perder ventas entre los clientes que no suelen llevar dinero en efectivo encima.

Si tu empresa, en cambio, ya está más consolidada y dispones de un flujo mayor de pagos con tarjeta, entonces deberías fijarte en el tipo de negocio que gestionas y, sobre todo, en las necesidades de movilidad de tu datáfono. Los datáfonos fijos son más económicos que los datáfonos inalámbricos y portátiles, así que, si tienes una tienda o un restaurante de comida rápida donde no necesitas realizar cobros en movimiento, son tu mejor opción.

Por otra parte, si necesitas realizar cobros en distintos puntos más allá de una caja registradora, todo depende de la distancia que necesites abarcar para estos cobros móviles. Si te basta con realizarlos dentro del alcance de la red Wi-Fi de tu local, como en el caso de un restaurante con servicio en mesa, entonces te conviene un datáfono inalámbrico. Pero, si necesitas realizar cobros más allá de tu local en distintos puntos de la ciudad, entonces tu única opción es el datáfono portátil: es algo más caro, pero es el único que te permite utilizarlo en cualquier lugar.

¿Tienes una pequeña emresa? Compara las soluciones de SumUp y Square.