Emprender es una tarea con muchos desafíos, y uno de los más difíciles es conseguir los recursos necesarios para cada etapa del negocio, desde la apertura hasta expandir operaciones.

¿Cuáles son las opciones disponibles cuando se necesita una inyección externa de capital? Hay más opciones de las que uno piensa, y tener TPV también puede ser de ayuda para conseguir financiamiento.

1 – Familiares y amigos

La primera opción es buscar recursos con quienes es más fácil negociar y tienen interés en apoyar. Pedir préstamos con amigos y familiares es una práctica común y puede ser el punto de partida.

En muchos casos, la persona que apoya está arriesgando los ahorros de toda una vida; por eso, el emprendedor debe ofrecer el mismo nivel de apertura y compromiso que daría a una institución financiera, presentar el proyecto, explicar cómo se utilizará el dinero y hacer un acuerdo sobre la forma de pago.

También es importante resaltar que el amigo o familiar está en su derecho de cobrar intereses y que eso es legal. Hay que realizar las formalidades estipuladas por ley para este tipo de acuerdo entre personas físicas, todo debe estar por escrito para así evitar conflictos y malentendidos en el futuro.

El crédito bancario también sirve para crear historial crediticio

2 – Crédito de Bancos o Financieras

Un crédito otorgado por un banco o una financiera es una de las primeras ideas que vienen al pensar en fuentes de financiamiento; sin embargo, no siempre es la mejor opción para un emprendedor.

En primer lugar, hay que pasar por un análisis de crédito riguroso. El historial crediticio del solicitante; en caso de tenerlo, será analizado a fondo para determinar la capacidad de pagar el crédito. En caso de haber cónyuge u otros involucrados, sus historiales también serán evaluados. En muchos casos, es necesario presentar una garantía, que puede ser un inmueble, o la firma de un obligado solidario. Además de lo anterior, la tasa de interés puede hacer de esta una opción inviable.

Por otro lado, para quien cumple los criterios de selección, esta es una solución interesante, especialmente para quien ya tiene historial con un banco; tener un TPV bancario puede ser útil ya que algunos bancos toman en cuenta las ventas en sus análisis de crédito. Esta puede ser la única alternativa si se necesita una cantidad elevada.

3- Capital Riesgo

Si tienes una idea de negocio muy innovadora y tecnológica, una opción para ti puede ser buscar financiación a través de los fondos de inversión o capital riesgo. Estas entidades, que a veces se pueden encontrar a través de los bancos, invierten grandes cantidades de dinero a personas que tiene una idea de negocio con, por su criterio, un gran impacto en el mercado. Puedes encontrar más información sobre este tipo de entidades en ASCRI, Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión.

Por otro lado, están los Business Angels, que a diferencia de los fondos de inversión, son una serie de inversores particulares que  han decidido invertir su dinero en empresas en fases de lanzamiento. Es un tipo de capital riesgo, pero normalmente con un capital bastante menor de aquello que pudiera invertir una asociación de capital riesgo. Usualmente, estas personas tienen cierta experiencia en el sector en el que han decidido invertir. Puedes encontrar un directorios de redes de Business Angels pinchando en este enlace.

Además, en un intento de incentivar la inversión a nivel nacional, entró en vigor la Ley 14/2013  donde dice que se puede deducir el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF) hasta un 20% de la cantidad invertida, siempre y cuando se cumpla una serie de requisitos.

Los recursos gubernamentales son una buena opción, pero prepárate para el papeleo

4 – Proyectos y programas gubernamentales

Dependiendo de su tipo de negocio, es posible conseguir financiamiento a través de programas gubernamentales. Existen, por ejemplo los préstamos ICO, una financiación orientada a autónomos y empresas tanto privadas como públicas que quieran invertir en España.

También puedes buscar diferentes tipos de subvenciones gubernamentales a través del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo donde podrás buscar subvenciones tanto del gobierno Español como a nivel Europeo.

5 – Fondos de investigación y desarrollo

Los negocios que se dedican al desarrollo científico y tecnológico pueden ser susceptibles de recibir apoyos de programas de organismos federales como la Cámara de Comercio que provee apoyos y fondos para empresas en este ámbito.

Para nuevas empresas es recomendable entrar en un programa de incubadoras disponible a través de una gran variedad de programas a nivel nacional. Esto no garantiza que se autorice algún financiamiento, pero va a obtener información y contactos valiosos para el negocio.

6 – Microcrédito

Un microcrédito es un préstamo por una cantidad relativamente pequeña dirigida fundamentalmente a personas que quieren montar un pequeño negocio o autoemplearse para poder desarrollar alguna actividad productiva independiente, por ejemplo: algún proyecto agropecuario, un negocio artesanal o vender algún tipo de producto. Estos financiamientos llegan a comunidades alejadas donde simplemente no hay servicios financieros