La transferencia internacional es una herramienta que los bancos ponen a disposición de sus clientes para transferir sumas de dinero entre un país y otro, independientemente de la distancia entre ellos.

Gracias a asociaciones internacionales conformadas por miles de bancos de todo el mundo, ahora las transferencias al extranjero se llevan a cabo más rápido y con costes mucho más bajos que en el pasado.

¿Qué sucede cuando envías una transferencia bancaria al extranjero? ¿Cuánto tiempo tarda la transferencia hasta que llega a la cuenta del beneficiario? ¿Cuáles son los costes y comisiones de esta operación?

En este artículo explicamos brevemente cómo funciona la transferencia internacional, cuánto cuesta y cuáles son las alternativas para reducir gastos y tiempo.

El recorrido de la transferencia extranjera

Para enviar dinero al extranjero, generalmente recurrimos a los bancos de nuestro país.

El ordenante de la transferencia, es decir, la persona que quiere enviar el dinero, comunica a su propio banco las coordinadas del beneficiario (receptor) y será el mismo banco quien se hará cargo de llevar la transferencia a término.

El importe será transferido, pero no físicamente.

Realmente, la transacción se lleva a cabo a través de un sistema seguro de comunicación. Podemos decir – para simplificar – que la transferencia internacional no es más que un mensaje entre las entidades de crédito involucradas (remitente y destinatario).

Si las sumas no se transportan físicamente, ¿de qué manera obtiene el banco receptor el dinero? En realidad, aunque forma parte de un sistema complejo, este proceso es muy simple.

Un ejemplo práctico

“Ordenante”, residente en España, desea enviar la suma de 100 € a “Beneficiario”, residente en Estados Unidos y titular de una cuenta en «Banco USA». Ordenante pide a su entidad de crédito, «Banco Español», que realice la transferencia.

Banco Español envía – a través de un sistema específico de telecomunicaciones – un mensaje a Banco USA, solicitando el crédito de 100 euros en la cuenta corriente de Beneficiario.

Banco USA sustrae 100 euros de la cuenta corriente que Banco Español tiene con Banco USA, para después añadirlos a la cuenta de Beneficiario.

Cada banco es, de hecho, titular de cuentas comerciales en los bancos más grandes del extranjero, con objetivo de facilitar las transferencias internacionales de dinero.

El banco receptor tan sólo tiene que mover los importes entre dos cuentas corrientes pertenecientes a su entidad.

El banco intermediario

Si el beneficiario de la transferencia es titular de una cuenta corriente con un banco menor, puede que la entidad ordenante no posea una cuenta corriente comercial en este banco. En este caso, entra en juego el banco intermediario.

El banco intermediario es una entidad de crédito que tiene acuerdos directos con los dos bancos involucrados en la transferencia. Volvamos al ejemplo práctico para que se entienda mejor.

Un ejemplo práctico

Si “Banco Español” no tiene un acuerdo directo (o sea, una cuenta corriente) con «Banco USA», Banco Español se dirige a una tercera entidad que tiene acuerdos directos con ambos.

«Ordenante» le pide a Banco Español que envíe 100 euros a «Beneficiario» en Banco USA.

Banco Español solicita a «Banco Intermediario» – que tiene una cuenta corriente con Banco Español y Banco USA – que realice las operaciones necesarias para la transferencia.

Banco Intermediario sustrae 100 euros de la cuenta corriente de Banco Español y acredita el mismo importe en la cuenta corriente de Banco USA. Este último contabilizará esta suma en la cuenta corriente de Beneficiario.

SWIFT y SEPA

SWIFT y SEPA son los códigos que distinguen las transferencias domésticas (nacionales) de las internacionales. Específicamente, el primero se refiere a las transferencias extracontinentales, mientras que el segundo se refiere a las transferencias europeas.

Acrónimo de Society of Worldwide Interbank Financial Telecommunication, SWIFT es una red de telecomunicaciones entre las entidades bancarias adheridas. El intercambio de mensajes entre los bancos a los que se alude en la sección anterior se realiza de manera segura con este sistema mencionado. Hay más de 10.000 bancos en más de 200 países en todo el mundo adheridos al proyecto SWIFT.

En su lugar, con SEPA se indica la Single Euro Payments Area. A diferencia del sistema anterior, el área de intercambio europea es más cohesiva, puesto que está sujeta a normativas políticas aprobadas dentro de la Unión Europea y de otros estados involucrados en esta área (además de los 28 países de la UE, forman parte Islandia, el Principado de Mónaco, Suiza, Liechtenstein, Noruega, la Ciudad del Vaticano y Andorra).

Todas las entidades con sede en esta área están sujetas a la regulación contenida en el SEPA Credit Transfer Scheme Rulebook y no pueden eludir estas normas.

Las transferencias europeas hoy en día son equiparables a las nacionales, tanto en términos de coste como de tiempo de ejecución. No hay diferencia entre el envío de una transferencia dentro de España y el envío – por ejemplo – a Alemania, Portugal o Polonia.

Costes y comisiones

Si bien dentro del área SEPA no existe ninguna diferencia entre las tarifas a aplicar a la transferencia (esto es, son iguales a las de una transferencia nacional), la transferencia SWIFT supone tarifas más altas como consecuencia de todos los bancos que hay involucrados en el procedimiento.

Transferencia saliente

Para transferencias extranjeras (SWIFT) salientes, los bancos españoles aplican generalmente:

  • una comisión fija
  • una comisión variable
  • aumento del tipo de cambio

La comisión fija se sitúa, dependiendo del banco, alrededor de 10 o 20 euros. La comisión variable se establece como un porcentaje y su total se calcula en base al importe que se va a transferir.

Por último, la conversión de moneda también está sujeta a una tarifa: al tipo de cambio al por mayor, el banco añadirá un aumento porcentual.